El idioma no debe suponer una barrera para la actividad de una institución o empresa